String hasta en la cocina


6 de mar. de 2015












Creada en 1949 por el arquitecto y diseñador sueco Nisse Strinning junto a su esposa Kajsa Strinning (dato este último obviado en muchas ocasiones), para un concurso de una Biblioteca Pública sueca, el sistema modular de baldas String se ha convertido, con el paso de los años, en todo un clásico del diseño del siglo XX.
Se compone de paneles laterales de metal lacado, y baldas o módulos (se pueden hacer pequeños armarios y cajones) que se insertan en esos paneles. Su ligereza, su versatilidad (permite múltiples composiciones), y su decidido estilo nórdico hacen de la String un verdadero icono del diseño del siglo XX. En la actualidad es una pieza inevitable si queremos imprimir un toque retro a cualquier estancia de la casa, ya que queda bien en espacios de trabajo, salones, dormitorios, etc. 
 
Hoy en día sigue comercializándose y se han introducido novedades, como baldas con color, mayor diversidad de módulos..., incluso algunos que han sido específicamente creados para la cocina, como la mesita abatible, ideal como superficie de trabajo auxiliar o para desayunos y comidas rápidas de dos personas.
 
¡Estos de String están en todo!

En Bruselas. Vivir en un gabinete de curiosidades sin agobiarse


5 de mar. de 2015










Si el otro día veíamos una vivienda en Kiev, donde la característica principal era la parquedad de mobiliario y de objetos decorativos, en la casa que visitamos hoy sucede todo lo contrario. Se trata de la casa de Eugénie y su marido Olivier, quienes han recuperado un antiguo taller familiar del siglo XIX, en Bruselas, en una vivienda donde es posible encontrar (casi) de todo.

En este particular gabinete de curiosidades, lleno de luz (a pesar de la innumerable presencia de objetos) gracias a sus amplios ventanales, la pareja ha dado rienda suelta a su afán coleccionista. Principalmente el de ella, quien debido a su profesión (decoradora de cine) y a su amor por los viajes, se topa a cada momento con flechazos en forma de objetos, piezas de mobiliario..., que acaban encontrando acomodo en su casa, conformando una especie de museo, con una decoración muy teatral, como si de una puesta en escena se tratara.

Aún así, la vivienda no agobia, más bien al contrario, respira vida y calidez, las que desprenden todos esos objetos, "viejunos" casi en su totalidad, y las múltiples historias que cada uno de ellos lleva a sus espaldas. ¡Vivan las casas con alma!

¿Qué os parece?

Procedencia de las imágenes: Milk Decoration

Icono deco: la silla de Pierre Jeanneret


4 de mar. de 2015













De vez en cuando uno descubre (más bien redescubre) piezas de las que se enamora y que no se puede quitar ya de la cabeza. Es lo que me ha sucedido recientemente con la mítica silla de Pierre Jeanneret, todo un icono del diseño del siglo XX y, sin embargo, no tan reconocido como otros que vemos hasta en la sopa.

El suizo Pierre Jeanneret, arquitecto y diseñador, fue más conocido por su relación con Le Corbusier, de quien era primo y estrecho colaborador. En los años 50 idea su silla, reconocible por su forma angular de madera de teca y por su asiento y respaldo de caña, un diseño que recuerda mucho a los muebles coloniales y que queda perfectamente, como se aprecia en las imágenes, en cualquier tipo de espacio.

La silla, además, adoptó otras variantes, como las que vemos en las dos fotos siguientes, tapizadas en piel de diversos colores y que también son espectaculares.




Habrá que ir ahorrando (¡porque vaya precios que tienen!) para hacerse con una de ellas. ¡La quiero ya!

¿Qué os parece? ¿Os gusta?

Todas las imágenes proceden de mis paneles de inpsiración en Pinterest.

Vivienda en Kiev. Minimalismo en marrón


3 de mar. de 2015















Quienes leéis habitualmente el blog ya sabéis que una de las palabras desterradas habitualmente del "universo Etxekodeco" es el término "minimalismo". Respeto todas las opciones de estilos decorativos, creo que de todas se puede sacar algo positivo, es más, estoy plenamente convencido de que la mezcla de todos ellos, siempre que sea con buen gusto y cierto entendimiento, es la que da como resultado los grandes proyectos decorativos.

Sin embargo, el minimalismo a secas, que yo asocio con la blancura extrema, los espacios asépticos y con escasez de muebles y de objetos decorativos (y por lo tanto de vida), no ha sido nunca santo de mi devoción. Pero ha sido ver esta vivienda en Kiev, la capital de Ucrania, y he pensado que el minimalismo puede adoptar matices que lo hagan más "amable", más cálido. Y es lo que sucede aquí.

En la paleta cromática predominan los tonos marrones, terráceos, que imprimen calor a los espacios, distanciándolos del minimalismo "clásico" al que estamos acostumbrados. El mobiliario se reduce a lo indispensable, sin embargo no da sensación de vacío, a lo que ayuda también una excelente distribución del sistema de iluminación.

¿Qué os parece?

Procedencia de las imágenes: Behance

La indiscutible elegancia del binomio blanco-negro. Una casa danesa


2 de mar. de 2015









Al igual que sucede en el ámbito de la moda, el binomio cromático blanco-negro es de esas parejas que nunca fallan en decoración. Su simplicidad y serenidad, pero al mismo tiempo su contraste, siempre son una apuesta ganadora que imprime elegancia y distinción a los espacios. Es lo que sucede en la casa danesa (concretamente en su capital, en Copenhague) de  Shaun y Lene, los propietarios de la firma Skandinavisk, conocida fundamentalmente por sus velas y perfumes para el hogar.

Además, la de la pareja es la típica casa danesa en la que no faltan algunas piezas seleccionadas de buen diseño danés, elementos vintage, plantas (el punto exacto de color verde) y, como ya he señalado, la preeminencia del dúo blanco y negro.

Un casa preciosa, ¿no os parece?

Procedencia de las imágenes: Vosges París

Diseño por Photonica
Copyright © Etxekodeco
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...